13 de marzo de 2017

Movistar Team protegió con enorme solvencia a Nairo Quintana en la penúltima etapa de la Tirreno-Adriático, un suave recorrido de 168 km entre Ascoli Piceno y Civitanova Marche en el que Fernando Gaviria (QST) se adjudicó el inevitable sprint masivo. Fue el preludio de los decisivos 10 km contrarreloj que mañana cubrirán los participantes en San Benedetto del Tronto.

Nairo sigue gozando de la ventaja de 50" que ostentaba ayer domingo ante el francés Thibaut Pinot (FDJ). Habida cuenta de los escasos 22" que el galo impuso al boyacense (que acabó a 55" de Fabian Cancellara) en 2015 sobre el mismo escenario -un recorrido llano, amplio y sin apenas curvas-, solo los imponderables se podrían interponer entre Quintana y un segundo título en la 'Carrera de los Dos Mares'.

"No queríamos perder segundos de cara a la crono de mañana y por ello mantuvimos siempre el grupo unido delante", resumía Nairo. "Buscábamos evitar el peligro y hemos llegado bien. Hemos estado bien como equipo", subraya el líder de la escuadra telefónica sobre Moreno, Dowsett, Sütterlin, Bennati, Amador, Oliveira y un Castroviejo que buscará mañana el éxito parcial y una mejora de su 8ª plaza en la general. "Por mi parte", concluye Quintana, "espero hacer una buena crono, un buen 'test', y que todo termine bien para nosotros".

Clasificación



Partners 2017